>

viernes, 5 de febrero de 2016

Reseña 'El señor de las moscas' - William Golding

Título: El señor de las moscas

Título original: Lord of the Flies

Autor: William Golding

Editorial: Alianza editorial

Fecha de publicación: 17 de septiembre de 1954 (original)

Páginas: 236


SINOPSIS: La situación límite ideada por William Golding como escenario para esta novela -una treintena de muchachos que, a causa de un accidente aéreo del que son los únicos supervivientes, se ven forzados a organizar su existencia en una pequeña isla desierta sin la ayuda de los adultos- permite imaginar las posibilidades dramáticas que encierra el estado de naturaleza y el acto fundacional de la sociedad.




El señor de las moscas lo empecé sin mucho entusiasmo puesto que se trataba de una lectura opcional para el instituto y, aunque la sinopsis me gustaba, hubiese preferido leer otro libro. De hecho, hice una encuesta en Twitter y salió ganador El amor en los tiempos del cólera, pero no pude conseguirlo.

La historia gira en torno a un grupo de treinta niños -todos menores de edad- perdidos en una isla desierta debido a un accidente aéreo. Al principio todo está muy confuso y nadie sabe lo que hay que hacer, pero el grupo no tarda en dividirse en dos pequeñas agrupaciones: los "peques" y "los mayores". Ralph será el gran protagonista de esta historia y será el encargado de guiarlos a todos hacia la supervivencia.

Lo primero que voy a destacar es la trama. Nunca antes había leído un libro de esta temática y la verdad es que con el nombre del libro cualquiera se piensa otra cosa. Desde un principio el protagonista, Ralph, se muestra como un verdadero líder y tan solo tiene 12 años. Lo mejor fue que él no se convierte en líder porque él mismo lo haya decidido, sino porque el resto de los niños lo ven como un verdadero jefe.
Lo que más me gustó fue lo que el escritor quiso demostrar con este libro. Desde mi punto de vista, el autor quiso dar a entender que los niños, sin estar presente los adultos, son capaces de sobrevivir y de poner una serie de normas para hacer la convivencia mejor. Pero claro, el libro no solo trata de ver cómo conviven entre ellos y esperar a que alguien los rescate, sino que también surgen una serie de conflictos, y ese es otro factor que también me ha gustado porque no todo es agradable, sino que muestra conflictos que creo que muchos de nosotros tendríamos si estuviéramos en una situación así. SPOILER. Poco a poco van perdiendo el control y se vuelven cada vez más salvajes hasta tal punto de que cazan a uno de los suyos. FIN SPOILER.

Lo que menos me gustó fue la narración. Está contado en tercera persona y a mí eso no me gusta mucho, prefiero que esté en primera persona porque así noto la historia más realista. Otra cosa que tampoco me gustó fue la rapidez en la que está contado todo; el autor no se detenía mucho en las cosas, como si tuviera prisa en terminar, sobre todo con el final. Aun así, esto ayuda a que la lectura no sea demasiado pesada, pero en este caso lo noté todo muy rápido pero eso sí, en las descripciones lo veo muy bien porque describe la situación y los lugares sin dar demasiados detalles.
Otro elemento que tampoco me gustó fue que apenas se dicen aspectos de la vida de los personajes, conocemos su personalidad y cómo reaccionan a determinadas situaciones, pero nada de su vida antes del accidente aéreo. Además, esto último tampoco se menciona mucho, solo que llegaron a la isla porque el avión se estrelló por x motivo.

Como en otras ocasiones, esta novela también tiene película y no la he visto. Cada vez tengo más películas basadas en libros y lo peor es que no me entero de que tienen adaptación hasta que no termino el libro. Por cierto, el título de la novela está relacionado con una parte de la historia.

Respecto a los personajes, de los treinta niños que hay solo se llegan a conocer realmente a 4 de ellos. Ralph fue el personaje que más me gustó. Como líder, quiere hacer lo correcto de una forma sensata y con prudencia, y siempre pensando en sus compañeros. Jack es todo lo contrario de Ralph: le gusta la diversión y es más salvaje que él. Además, se considera más valiente que los demás por ser el jefe de los cazadores. Después está Piggy. Este ha sido un personaje que me ha dado mucha pena puesto que todos le menospreciaban por ser el "gordito" y miedoso del grupo. Me pareció fatal que lo trataran de esa manera y que no lo valoraran, tenía ideas sensatas pero no querían hacerle caso. Y esta es otra de las cosas que también se reflejan en la realidad; muchas personas critican y dejan de lado a muchas otras por tan solo ser diferentes, cuando esas personas valen mucho. Pero como no quiero que esto sea muy dramático, pasaré al último personaje que ha tenido importancia en el libro, Simon. Este personaje lo noté un poco soñador e inocente que no terminaba de integrarse al grupo pero la verdad es que no se dice mucho de él por lo que ni me gustó ni me disgustó.

El final, como dije anteriormente, me pareció precipitado pero, de todas formas, me gustó. En las últimas páginas estaba inquieta por saber lo que iba a pasar y la verdad es que no me lo esperaba para nada, la historia dio un giro tremendo.

En conclusión. El señor de las moscas en un libro que está en el término medio; no me disgustó pero tampoco me encantó. Los personajes están bien caracterizados pero de los treinta niños solo llegamos a conocer verdaderamente a cuatro de ellos. La narración es muy rápida, lo que hace que la historia no sea tan pesada, pero también hace que notes que faltan cosas. Aun así, es un libro que por su manera de estar contado parece muy realista y hace que te cuestiones que los niños no necesitan ayuda en todos los aspectos.


Puntuación:

3.5 /5



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dar tu opinión!